Otto, el ascensorista

+10 por poner el año de publicación en números romanos.

 30 pisos es todo lo que hace falta para pasar a la historia del videojuego. Elevator Action nació en 1983 como un juego más de arcade, pero su popularidad le llevó a la Spectrum, a la Commodore, a la NES e incluso a la Game Boy. El juego fue creado en Taito Corporation, una compañía que quizás no te suena de nada, ¡pero debería! ya que de ella surgieron también el Bubble Bobble (mítico) y el Space Invaders (nada más y nada menos). Ante tales hermanos es normal que Elevator Actión quedara opacado, pero su recuerdo aún perdura en los fanáticos del arcade.

La dinámica del juego era muy sencilla. Controlas a un pelirrojo que, al estilo de Batman, se desliza por una tirolina hasta la azotea de un edificio de 30 plantas. Con el objetivo de llegar a la planta baja hemos de descender por el ascensor, procurando entrar en los apartamentos de puerta roja para recuperar lo que al parecer son documentos de valor. En el camino, un ejército de agentes Smith de Matrix aparecen de diferentes puertas, armados con pistolas y dispuestos a acabar contigo. El paseo tranquilo en ascensor se complica a medida que desciendes, y termina por convertirse en una especie de laberinto de ascensores.

¿Qué hace de este juego una maravilla para el entretenimiento? Creo que el punto clave es la tensión constante en la que te sumerge. El no saber en qué puerta pueda aparecer un hombre trajeado o que ascensor te llevará directo a la salida. Si encima debes preocuparte por no morir aplastado cuando la vecina del 15 llama al ascensor  justo cuando estás encima, no tienes un segundo de descanso, pero sí diversión asegurada. Eso y una melodía pegadiza, que aún después de 15 años recuerdo a la perfección.

Nana nana nana nana ¡BATMAN!

Y sí, existe una historia detrás del juego… pero la verdad, a nadie le importaba que el protagonista fuera un espía secreto llamado Agente 17 u Otto, ni tampoco interesaba saber que había detrás de las puertas rojas. Lo que causaba verdadera conmoción y curiosidad era cómo disparándole a una de las lámparas del techo se podía hacer de noche al instante… La física y los video juegos siempre tan de la mano.

Es hora de dormir... voy a dispararle a la lámpara.

Anuncios

4 pensamientos en “Otto, el ascensorista

    • ¿A ver quién consigue más puntos recogiendo esos documentos o a ver quién llega a la salida antes? Interesante que un juego tan antiguo tenga opción para más de un jugador.

  1. Sí, es en plan batir el score del otro, cosa que no es complicada en sí. Tampoco creo que en el 83 sea para tanto… o sí? no lo sé xDD

Los comentarios están cerrados.