Terror en las alturas

Visto ahora, parece una obra de surrealismo puro: Osos polares con gafas y bañador, terodáctilos adictos a los vegetales, odiosas focas bailarinas y dos pequeños esquimales que rompían otras cosas además de hielo. Ice Climber es sin duda uno de los juegos más simbólicos que existen para la NES, además de uno de los primeros, creado en 1984 por Yamauchi y Miyamoto. Los protagonistas de la aventura, Popo y Nana (que tuvieron su merecido regreso en SSBM), formaban una pareja literalmente inseparable en el que fue uno de los mejores juegos cooperativos de su época.

Plataforma en el más puro sentido de la palabra, cruda y dificil a más no poder. El juego consistía en escalar una montaña  de 8 niveles, más una zona de bonificación. Para ese fin había de questruir los bloques de hielo del piso superior y  escalar esquivando a los enemigos. La dificultad del juego radicaba es que no había marcha atrás, una vez iniciabas el  ascenso no podías caer al nivel inferior ya que era una muerte instantanea. Si tenemos en cuenta la dificultad de los  controles y de precisar los saltos, la sudiba dominical a la montaña se transformaba en un tortuoso recorrido.

El nivel de bonus era aún más complicado, ya que las plataformas se reducian y se hacían móviles. El objetivo era  coleccionar el vegetal de turno (cada nivel, o montaña, tenía un vegetal diferente) para luego saltar a las garras del  temible pterodáctilo (sin ningún tipo de sentido aparente) y ganar el juego.

¡¡Recuerda que comer berenjenas con ojos es muy saludable!!

Los enemigos no tenían mayor dificultad, se limitaban a entorpecerte, matarte o tapar el hielo que destruías. El verdadero enemigo era tu acompañante, en el caso de jugar en modo 2 jugadores, ya que en principio sólo uno podía llegar a los niveles de bonus, de modo que apenas uno lo alcanzaba, la partida acababa para el otro. El truco era pisar el nivel de bonus los dos jugadores a la vez, pero no siempre se conseguía por la dificultad del control.

La música era sencilla, bonita y memorable, pero algunos efectos de sonido se hacen insoportables, como el extraño ruido que hacía el hielo al romperse, o cuando perdías una vida, o con el GAME OVER, haciedo realmente horrible la derrota para los oídos.

Dudo que alguna vez en mi infancia pudiera completar un nivel entero, porque ni hoy en día puedo. Aún así, los gritos y las peleas que disfruté jugando este título son el mayor recuerdo que conservo de la NES. Supongo que no seré el único.

iceclimbers6

Anuncios

Un pensamiento en “Terror en las alturas

Los comentarios están cerrados.