Street Fighter II

Street Fighter es una de las grandes sagas de juegos de lucha que podemos disfrutar en el mundo de los videojuegos. Su segunda entrega fue la que hizo que lograse hacerse un hueco en el mercado y en la memoria de los jugadores. Así que hoy repasaremos ese juego que supuso un hito en el género de la lucha: Street Fighter II.

Street Fighter II fue desarrollado por Capcom y lanzado al mercado allá por el año 1991 en Japón. Primero vio la luz en arcades CPS-1, para al año siguiente ser trasladado a consolas como la SNES, en 1992. Fue tal el éxito del juego que su recorrido por las consolas no se paró ahí, sino que tuvo versiones para SEGA Mega Drive, ZX Spectrum, Commodore 64, Game Boy, PlayStation, SEGA Saturn y posteriores consolas, incluso bajo formato de descarga directa como Xbox LIVE.

¿Yo contra el barrio? No, yo contra el mundo (y más allá)

Capcom fue la empresa que desarrolló el juego, pensando en los arcade (CPS-1), pero la habilidad de la compañía consiguió que las versiones más inmediatas, como la de SNES, no perdiesen ninguna de sus características jugables, aunque gráficamente no podía estar a la altura de una máquina arcade.

Los modos de juego consistían en un modo aventura y en un modo versus contra otro jugador, algo que aumentaba la diversión del juego. Además, dentro del propio modo aventura, entre determinadas peleas tenía lugar una fase de bonus donde, si lográbamos destrozar un objetivo en un tiempo determinado obteníamos una puntuación extra.

Destroza el coche que tendrás un premio...

Se podía escoger entre ocho personajes distintos, incluso los considerados “enemigos” de la saga. En el modo aventura, nos enfrentamos con nuestro luchador a los demás en escenarios nada estáticos, para, posteriormente, luchar contra cuatro jefes finales, cambiando el final según el luchador escogido al inicio. La combinación de botones hacía posible cualquier movimiento, ya fuera una patada voladora o baja o incluso lanzar al enemigo mediante una voltereta.

Gráficamente el juego es fantástico, incluso hoy en día es agradable jugarlo pese a tener veinte años de vida. Algunos juegos han envejecido mal, pero no es el caso de Street Fighter II. Una paleta llena de colores vistosos que ilustran unos personajes llenos de carisma y unos escenarios llenos de detalles. Incluso los escenarios estaban llenos de vida, si nos caíamos encima de unas cajas, estas se rompían según la forma de caer, y la gente del fondo se movía. Nada espectacular hoy en día pero algo que es llamativo por el afán de plasmar unos detalles que jugablemente no servían para nada pero que ayudaban a ambientar.

Sobredosis de tópicos españoles: luchador torero y bailarinas flamencas en una taberna.

El sonido del juego es sobresaliente, no sólo por las músicas, pertenecientes a cada escenario, sino por las voces que incrementan esa ambientación ya dicha. Yoko Shimomura fue la encargada de otorgar al juego de una banda sonora acorde, algo que consiguió con creces, algo que atestiguan la cantidad de remixes. Una banda sonora que, aún a día de hoy, es sobresaliente en todos sus aspectos.

Fue tal el éxito del juego que Capcom lanzó una versión del mismo, con el apellido de The World Warrior. Esto se debió al interés de la compañía nipona de lanzar la versión del juego como un título más completo, en vez de no darle ningún tipo de publicidad, tal y como se hacía comúnmente en los arcades. Esta versión permitía seleccionar como jugables a los cuatro enemigos finales del juego desde el inicio, entre otras mejoras menos llamativas.

Sólo por no ver la danza de la victoria de Dhalsim ya merece la pena ganar.

Street Fighter II es un juego que sorprende aún hoy día y es una experiencia obligada tanto para los fans de los juegos de lucha como para aquellos que simplemente no pudieron jugarlo en su momento.

Anuncios

3 pensamientos en “Street Fighter II

  1. Pingback: Bit Box – Guile’s Theme | Pixelados

Los comentarios están cerrados.