Aladdin

Muchos de nosotros hemos crecido con las películas de Disney, entre las cuales Aladdin ocupa un lugar privilegiado. Su adaptación a videojuego no es, como suele suceder hoy día, un producto del montón cuya única finalidad es ampliar los beneficios de la película aprovechando su tirón. Aladdin es un gran plataformas que no ha perdido ni pizca de su frescura original.

En 1992 se estrenó una nueva película de Disney cuyo título os sonará a todos: Aladdin, que contaba una historia basada en un relato de la obra Las mil y una noches. Aladdin, un joven ladronzuelo, se enamora de la princesa Jasmine, hija del Sultán, algo que aprovecha el hechicero Jafar que le promete colmarle de riquezas si consigue una lámpara que se halla en la Cueva de las Maravillas. Por casualidad, Aladdin despierta a un genio que reside en la lámpara y le concede tres deseos, uno de los cuales será el de convertirse en príncipe para conseguir que la princesa se fije en él.

La historia, clásica en sus formas, tiene toques de humor que corren a cargo del genio, que se transforma en cualquier cosa y de forma más cómica cada vez. Ese humor que destila el personaje, y por ende la película, se trasladó al videojuego ya desde la pantalla de presentación y se observa en aspectos como los checkpoints, en la forma que tenemos de morir o en la forma en la que derrotamos a los enemigos.

¿El genio disparando a un pájaro? Empezamos fuerte...

Los gráficos son muy vistosos. Lucen bastante bien en cada uno de los niveles, ambientados en la ciudad, en una cueva o en las alcantarillas. El objetivo es llegar al final de la fase saltando diferentes obstáculos y derrotando a enemigos de lo más variopinto. Todo con la estética de la película.

La música es acorde a la película, con adaptaciones de sus temas más conocidos, así como la inclusión de temas para ambientar cada una de las fases. Aparte de esto, hay que destacar los efectos de sonido, que ambientan cada uno de los enemigos, caídas, ataques… Algo que denota que su factura está muy trabajada y muy por encima de otras adaptaciones a juegos de películas.

El éxito que alcanzó el juego debe tenerse en cuenta incluso a día de hoy, considerado un plataformas sobresaliente. Fue lanzado en Mega Drive, NES, SNES, SEGA Master System, Game Gear y Game Boy a partir del año 1993. Virgin desarrolló las versiones para las consolas de SEGA (lideradas por Mega Drive) y Capcom hizo lo propio con las de Nintendo, que tuvieron en SNES su mayor exponente. Como curiosidad, apuntar que la versión de SNES, al estar realizada por Capcom, estuvo producida por Shinji Mijami, conocido por ser el creador de las sagas de Resident Evil y Devil May Cry.

Como conclusión, decir que Aladdin es un gran juego de plataformas. No es la típica adaptación de película y entretiene bastante. Todo un logro que un juego de 1993 siga manteniendo su frescura casi una década después. Y eso no se puede decir de todos los juegos.

Anuncios

Un pensamiento en “Aladdin

  1. Pingback: Zombies Ate My Neighbors | Pixelados

Los comentarios están cerrados.