Super Star Wars

Corría el año 1977 cuando una película transformó el panorama del cine de ciencia-ficción y revolucionó la forma de trabajar con efectos especiales. La película, obra de la mente de George Lucas aún es alabada, más de treinta años después de ver la luz, y son incontables las influencias que tuvo en el cine, literatura, música o en la propia mentalidad de las personas. Estamos hablando, como no podía ser de otra manera, de Star Wars: Episodio IV – Una Nueva Esperanza.

Son conocidas por todos las repercusiones que tuvo la película y el enorme éxito cosechado, por eso es normal encontrarse con una adaptación de las aventuras para las consolas de éxito de aquella época. Ya desde el año 1982 salieron a la luz adaptaciones para consolas, ordenadores y arcades de las aventuras de Luke Skywalker y compañía.

Ya en 1983 había salido un juego sobre este Episodio IV para arcades y ordenadores de 8 y 16 bits y en 1991 salió la adaptación para la NES. Pero la adaptación que nos ocupa es la de SNES, consola de 16 bits que cosechó un gran éxito para Nintendo. LucasArts fue la compañía destinada a realizar el videojuego, como no podía ser de otra forma. La empresa, creada en 1982 y que consiguió muchos éxitos ya desde sus inicios con títulos como Maniac Mansion (1987) o The Secret Of Monkey Island (1990), haciéndose un nombre entre las grandes desarrolladoras de aventuras gráficas. Además, se contó con la colaboración de la empresa Sculptured Software, especializada en realizar adaptaciones de juegos arcade.

La aventura narra los episodios de la primera película de Star Wars pero con ciertas licencias que ya desde el principio pueden resultar chocantes para los fans de la saga. El juego no hace alardes gráficos, sobre todo si tenemos en cuenta que salió en la misma época que el Aladdin de Disney, aunque es cierto que la ambientación, con colores apagados es fiel a la película original. El juego consiste en un plataformas donde avanzamos acabando con los enemigos que nos salen al paso, un plataformas nada sencillo comparado con los juegos actuales. Cabe destacar que, para dar una sensación de profundidad, hay dos fondos, uno en el que se mueve el personaje, y otro alejado que se desplaza a una velocidad distinta. Además, también son dignas de mención las fases donde, a los mandos de una nave, debemos salvar los diferentes obstáculos, todo con una perspectiva que imita la tridimensional.

El sonido es el típico de los juegos de la saga. Músicas que acompañan a la acción y entrelazados los temas ya conocidos por todos, pertenecientes a una gran banda sonora compuesta por John Williams. Nada destacable, ni para bien ni para mal.

Por último, terminar este repaso diciendo que es un juego indispensable para cualquier fan de la saga de Star Wars, así como para cualquier amante de los plataformas con sabor añejo y que suponen un reto para el jugador.

Anuncios