Nuts & Milk

Fueron los de Hudson los que gritaron “primer” en 1983 cuando abrieron el camino para las third-party en la compañía que partía la pana por aquel entonces ( y sigue, y sigue…) y lo hicieron con un juego de puzzle y plataforma que, aunque entretenido, resulta en gran medida perturbador… hablamos de Nuts & Milk, el primer juego de estilo arcade que nunca salió en una arcade, el primer juego de la NES creado por una compañía que no era Nintendo, el primer videojuego protagonizado por… ¿gelatinas? ¿galletas? ¿culos?, no estamos muy seguros pero queda a tu imaginación.

Inicialmente fue diseñado como un juego de puzzle para los ordenadores FM-7, MSX, NEC PC-8801, NEC PC-6001, pero la versión creada para Famicom, lejos de ser una mera copia, resultó ser un juego totalmente diferente al integrar el estilo de plataformas al juego, influenciado por otros proyectos de Hudson como Lode Rumer o éxitos de la época como Donkey Kong.
Teóricamente (y mantengámonos en el campo de la hipótesis) Nuts & Milk es el nombre de los protagonistas de este juego de plataformas, ahora bien, ¿quiénes o mejor dicho qué son Nuts & Milk? es una de las incognitas más grandes del mundo. Parientes lejanos del Culete Independiente, este par de… ¿entes? mantenían una especie de relación erotico-festiva que les causaba la imperiosa necesidad de estar juntos, y nuestra misión era cumplir sus deseos. Controlando a Milk debemos superar los obstáculos de cada escenario, recoger fruta para nuestra amada pareja y finalmente llegar a su vera, todo esto esquivando a los malvados enemigos del juego, que tampoco sabemos muy bien como calificarlos pero andan por la misma rama.
Como muchos juegos de la época el final era tácito, tras superar el nivel 50 se volvía a repetir todo el juego hasta el cansancio. Sin embargo, el juego tenía un extra insuperable, un elemento que le hace digno de mención y aseguraba horas de entretenimiento: un modo edición. Así, además de los niveles normales del juego, se podía diseñar hasta la saciedad todo tipo de escenarios únicos para luego compartirlos en el modo para 2 jugadores (eso sí, por turnos).

Un juego sin duda memorable, no sólo por la ingeniosa adaptación que hizo Hudson de un juego de puzzle a un plataformas original, sino por la posición histórica que guarda este título en los anales de Nintendo. El encanto queda sobretodo en esas preguntas que nunca seremos capaces de contestar: ¿Qué son esos seres extraños y gominosos? ¿Eran capaces de reproducirse? y lo más importante… ¡¿Qué coño se fumaron los diseñadores?!

Anuncios

3 pensamientos en “Nuts & Milk

  1. Menudo juego que has encontrado, perturbador como pocos. Supongo que salió en una época donde cada compañía quería diferenciarse de las demás con un título que fuese emblema. Lo de edición me ha dejado loco.

  2. ¡Era la polla con cebolla! Yo siempre editaba los mundos para que los malos se cayeran al agua xD

  3. Pingback: Chubby Cherub | Pixelados

Los comentarios están cerrados.