Bit Box – End Of The Dark

Ya hablamos en los orígenes de este blog, que ha sido galardonado con un Pulitzer que guardamos en la vitrina de la Pixelcueva y es firme candidato para los Oscar, Emmy y Grammy, de un juego magno donde los haya y desafortunadamente desconocido fuera de Japon gracias a esas decisiones empresariales tan absurdas que nunca se podrán ententer. Estamos hablando, como no podía ser de otra forma, de Policenauts. Y si el juego de Hideo Kojima ya era excelente, nada malo podía salir de su banda sonora.

Hoy no repasaremos otra vez este juego, aunque tampoco vendría nada mal, hoy nos centramos en su música, como es habitual en esta sección. Konami siempre se ha destacado por sus bandas sonoras, llenas de personalidad, ritmo y que encajaban perfectamente en cada juego. Eran un personaje más dentro de cada aventura. Jugar a Policenauts, Silent Hill o Castlevania sin sonido es jugar a otro juego que pierde varios enteros. Y esto es digno de mención, algo que no todos consiguen.

El Konami Kukeiha Club es el nombre que tiene el equipo de sonido de Konami, responsable de la gran mayoría de las bandas sonoras de los juegos de la compañía nipona. Motoaki Furukawa, el hombre detrás de la batuta de la música de Policenauts, tuvo diversos trabajos dentro de este equipo de sonido. Miembro destacado es Michiru Yamane, quien está detrás de las bandas sonoras de la inmensa mayoría de los Castlevania.

La canción que hoy nos ocupa es el tema central e inicial de Policenauts, el que ambienta el comienzo de la aventura, donde se nos explica quienes somos y porqué estamos ahí. Un tema evocador, con fuerza y una personalidad a prueba de bombas. Un temazo ante el cual cualquier adjetivo se queda corto. Disfrutadlo:

Anuncios