Duck Tales

NOTA: El siguiente artículo tiene altas dosis de sarcasmo y de crítica política. Si tiene alguna queja por favor diríjase a nuestro personal de Atención al Cliente, que no podrá atenderle.

Hace tiempo hablamos sobre las claras intenciones adoctrinantes de ciertas series de televisión… ¿o eso era en otro blog? En todo caso el juego de hoy es el mayor ejemplo de este fenómeno, así como de otros tan denigrantes como el uso de la historia para fines perversos. No, no hablamos de Tom Raider ni de Uncharted, pero sin duda se trata de un predecesor. Si creéis que los historiadores nos dedicamos a cazar tesoros perdidos en sitios “””incivilizados””” es todo gracias a Duck Tales, el juego de la serie de televisión homónima de Disney. Esperamos que quede clara nuestra postura: este juego… ¡ES LA LECHE!

Volvamos a recaer una última vez en el tema crítico. El objetivo de este juego es… ¡ganar dinero! Y no a costa de un trabajo honrado, no, ¡sino robando! No robando bancos, ni a los políticos, ni a los ricos cual Robin Hood… ¡Sino joyas y tesoros de lugares “”exóticos”” (por no decir directamente países del tercer mundo)! Así es, el Amazonas, Transilvania, el Himalaya o las minas de África son lugares perfectos para ir a robar y convertirse en el pato más rico del mundo. Hasta aquí no hay ninguna sospecha de que exista un mensaje oculto en este juego.

Pero dejando ya por fin de lado temas peliagudos, Duck Tales es sin duda alguna uno de los mejores títulos para la NES. Su éxito tiene una explicación más que evidente: fue Capcom la compañía encargada de esta joya en 1989. Y es en este juego donde se pueden ver resumidas muchas de las características de los juegos que la compañía nipona produjo entre finales de los 80 y principios de los 90, tales como gráficos coloridos, dinámicas de juego únicas, escenarios no lineales y un apartado musical excepcional. Cuatro puntos que resumen este juego en su totalidad, sin que olvidemos señalar la influencia que tuvo en esto el titulo de Capcom por excelencia: Mega Man.

La popularidad que el juego alcanzó en su momento fue tremenda, una mezcla perfecta entre una buena licencia comercial y una calidad indiscutible. Su éxito le coloca en los primeros puestos en cuanto a juegos de la NES se refiere y su memoria permanece imborrable con uno de los temas en 8-bits más icónicos de la época.

Desde Pixelados te invitamos a que pruebes este juego (si es que nunca tuviste la suerte de jugarlo antes), porque sin duda te sorprenderá el nivel que tenía para su época. No hemos querido añadir fotos de los jefes finales para no hacer spoiler (No es que seamos tan malos jugando que no hayamos podido llegar al final… nada que ver… es para no decirte que Snape mata a Dumbledore) y para que disfrutes de él por ti mismo. Sólo adelantamos que como colofón de tal aventura, el juego incluye tesoros secretos, un enemigo inesperado y la posibilidad de un final alternativo. ¿Qué más se podía pedir de un juego? ¡¡Con una joya como esta es normal que nos adoctrinaran!!

Anuncios

Un pensamiento en “Duck Tales

Los comentarios están cerrados.